• Control del consumo máximo de la instalación, evitando penalizaciones por exceso de potencia eléctrica.
• Adaptación del régimen de la instalación frigorífica por franjas horarias con las tarifas eléctricas más económicas.
• Ahorro energético aplicando el algoritmo de la condensación flotante de compresores y ventiladores en la sala de máquinas.

leer más